estadisticas Miradas: las redes sociales no reducen las relaciones "cara a cara" de los jóvenes - ADN Argentino
Cargando...

 

Miradas: las redes sociales no reducen las relaciones «cara a cara» de los jóvenes

Miradas: las redes sociales no reducen las relaciones «cara a cara» de los jóvenes
Martina Rua, en el diario Perfil, reúne una serie de informes que dan cuenta de los entramados que las redes sociales facilitan a los adolescentes. Más mensajes de texto pero sin resignar encuentros personales.
El creciente uso de smartphones ayuda a que la conversación pase de un medio al otro, de lo real a lo virtual, casi sin que ellos perciban las diferencias.
Diversos estudios intentan explicar cómo es esta dinámica, y de ellos se desprende que avanza el uso de las tecnologías pero que se valora –y mucho– los encuentros offline. 
El volumen de mensajes de texto entre los adolescentes ha aumentado de cincuenta textos al día en 2009 hasta sesenta textos en 2012 en usuarios muy “techie” y aproximadamente el 23% del total de esas edades (de 12 a 17 años) dicen que tienen un teléfono inteligente, según la encuesta de Ciudadanía digital 2011 del Pew Research Center y American Life Project entre 800 adolescentes norteamericanos.
Otro estudio de este año realizado por Ericcson Consumer Lab titulado “Cómo los adolescentes están usando la tecnología en su vida social”, sobre 2000 chicos de 13 a 17 años, sostiene que, para los jóvenes, el encuentro cara a cara es irrenunciable y que aunque usen mucho los mensajes de texto y los “me gusta” de Facebook, las reuniones son lo que más valoran.
Además, del chat y los mensajes de texto otra tendencia que se afianza es el uso de VideoChat. En Argentina se usan principalmente Skype, el servicio de videochat de Facebook y el recientemente re-lanzado video de Google, Hangouts, que permite que muchos amigos se vean y conversen a la vez mientras mantienen un reunión virtual. Según el estudio de Ericsson, esta modalidad creció un 23% respecto del año pasado ya que se percibe como un híbrido entre el encuentro virtual y el real.
Comunicación. “Los chicos fluyen por el mundo virtual y el real en un ida y vuelta que no tiene fronteras. Para ellos es un todo, no hay mucha diferenciación. No tienen “conversaciones reales” o “virtuales”. Las relaciones tienen diferentes facetas y momentos en el día, pero integran un sistema único”, explicó Marcela Czarny, presidente de Chicos.net.
Para Adriana Martínez, coordinadora asistencial de la Fundación Buenos Aires, lo virtual (sms, chat, Facebook) también es generador de lazos y encuentros en muchísimas ocasiones. “Además hay actividades que de por sí requieren encuentros reales y los jóvenes no han dejado de practicarlas: ir a bailar, jugar al fútbol u otro deporte, juntarse a charlar con amigas por horas (y luego continúan por… ¡chat o sms!)”, dijo.
Otro punto que las especialistas señalan como positivo sobre la conexión virtual de los jóvenes y púberes es que les permite pensar muchas veces qué escribir o qué contestar. Según Sonia Livingstone, del London School of Economics de UK, ente que se ocupa del análisis de lo que hacen los chicos en las redes sociales, el contacto virtual ofrece un “delay” o demora que les permite reflexionar antes de hacer el click. “Este medio de comunicación les brinda cierto refugio al no tener que poner en juego ni la presencia, ni la voz, ni la mirada –aspectos que aún suelen estar atravesados por complejos, inseguridades, ansiedades– lo confiesen o no”, explicó Martínez, psicoanalista de la Fundación Buenos Aires.
Sobre las modificaciones o alteraciones que los chicos introducen en el lenguaje cuando usan los SMS o el chat, Czarny de Chicos.net aseguró que no deben asustarnos. “En todas las épocas de la humanidad los lenguajes fueron virando y mutando. El desafío de los adultos es acompañar esa mutación con recursos para que el cambio no sea achicar las posibilidades de expresión, sino ampliarlas. Por último, no temamos: los chicos saben tan bien como nosotros que se pueden decir miles de cosas a través de una pantalla o un celular. Pero el intercambio, el cara a cara, es necesario y, en un desarrollo puberal sano, ese encuentro, finalmente, va a llegar”, aseguró.
fuente: Perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *