estadisticas La tarea del hogar aún es cosa de mujeres - ADN Argentino
Cargando...

 

La tarea del hogar aún es cosa de mujeres

Muchas cosas evolucionaron a nivel social a partir de la inserción laboral de la mujer. Sin embargo, la distribución de las tareas de la casa no parece ser una de ellas. Hoy siguen siendo las mujeres, trabajen o no, quienes se encargan mayoritariamente de las labores del hogar. Tal afirmación surge de los resultados de una encuesta a nivel nacional que realizó TNS Gallup Argentina, en la que se indagó a 1010 personas sobre los hábitos, opiniones y actitudes de los argentinos en relación con la vida en pareja. Según el estudio, si se comparan los datos de la encuesta acerca de hábitos domésticos con los resultados obtenidos hace siete años en un estudio similar, los hombres argentinos no son más colaboradores en los quehaceres del hogar que antes. Hacer las compras es «la actividad» en la que ellos están más dispuestos a colaborar. Es decir que, mientras en los últimos años las mujeres sumaron horas de trabajo fuera de la casa, no restaron horas de trabajo dentro del hogar. Todos aportan Según el relevamiento, el 25% de los argentinos que viven en pareja manifestaron que ambos aportan económicamente por igual, mientras que el 28% indicó que aporta más el hombre; el 4%, que aporta más la mujer; el 40%, que aporta sólo el hombre, y el 1% que aporta sólo la mujer. Uno de los aspectos sobre los que profundizó la encuesta es acerca de cuánto realmente colaboran los maridos en las cosas de la casa cuando ambos trabajan fuera del hogar por igual. No surgieron diferencias sustanciales cuando se preguntó en términos generales si colaboraban con las cosas de la casa. Pero cuando la pregunta indagó acerca de cuáles labores del hogar habían realizado el día anterior, se registran diferencias significativas en las respuestas de hombres y mujeres. Las mujeres realizaron todas las actividades sondeadas en mucha mayor medida que los hombres. Mientras que el 90% de ellas dijeron que habían tendido la cama, sólo lo hizo el 15% de los hombres. El 73% de las mujeres habían limpiado los baños, contra 6% de ellos. La hora de los platos también arrojó una diferencia significativa: el 87% de las mujeres lavó los platos el día anterior, en cambio, sólo lo hizo el 15% de los hombres. La menor diferencia se registró en el ítem «hacer las compras», tarea que había realizado el 76% de las mujeres, contra el 38% de los hombres. Cuando se les preguntó qué aspectos podrían mejorar su relación de pareja, las dos demandas principales fueron «que sea más abierto al diálogo» (22%) y «que pase más tiempo en pareja» (21%). Claro que fueron las mujeres quienes demandaron en mayor medida estos cambios, a pesar de que estas demandas aparecieron en un lugar de importancia en el ranking que armaron los hombres. Daniel y Marcela llevan nueve años de casados y tienen tres hijos: Trinidad, Valentín y Salvador. Cuando recién se casaron, ella trabajaba y estudiaba. Entonces las cosas de la casa se repartían de otra forma. «Ibamos los dos al supermercado y esas cosas», explica Marcela. Pero con el tiempo las cosas fueron cambiando. Después de que nació su tercer hijo, ella dejó de trabajar para dedicarse a sus niños. Desde entonces, ella asumió más tareas, pero eso no significa falta de participación de él. «Dani no tiene problemas en hacer las cosas. Le tenés que pedir, por ejemplo, que bañe a los chicos o que lave, y él lo hace de buena gana. No lo toma como una tarea de mujeres, para nada. Es muy colaborador», dice Marcela. Claro que sus tareas preferidas son las que tienen que ver con reparar cosas o hacer refacciones. «Eso también es una gran ayuda», dice ella. En el living de la familia se destacan dos vinotecas que el esposo hizo a partir de dos troncos. También la lámpara del hall principal es de su autoría. Fifty-fifty Juliana Di Marco tiene 27 años y lleva once meses de casada. Cuando se le pregunta cómo se organiza con las cosas de la casa, la respuesta es directa: «Cincuenta y cincuenta». Sebastián Raya trabaja en un banco y estudia profesorado de historia. «Los dos estamos llenos de actividades. Yo trabajo sólo una hora menos que él. Entonces decidimos compartir las tareas de la casa. Yo me encargo de la ropa y de mantener el orden. El hace las compras y siempre lava los platos», asegura Juliana. Según cuenta la pareja, no fue una imposición de uno de los dos por sobre el otro. «Desde el comienzo lo planteamos así. No tenemos prejuicios machistas ni feministas. Sólo se trata de colaboración mutua. No son tareas que per se deban estar a cargo de uno de los dos. Lo mismo que trabajar y aportar económicamente a la casa», explica Sebastián. María Elena García es diseñadora y madre de tres hijos: Catalina, de 6 años; Luca, de 4, y Juana, de 1 año y cuatro meses. Por eso para ella la ayuda de Juan Di Steffano, su marido, es fundamental. «Nos organizamos para cubrirnos. Yo, por lo general, llego tarde a casa, entonces él se encarga de los chicos. Atenderlos, darles de comer y hasta bañarlos. Para mí es una gran ayuda», cuenta ella. Según afirma, en la familia no hay roles preestablecidos, en el sentido de un mandato familiar que establezca que la mujer deba encargarse de todo aunque trabaje afuera. «Lo más lógico es que sean tareas compartidas. En eso consiste el apoyo mutuo, ¿no?», agrega. Por Evangelina Himitian
De la Redacción de LA NACION

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *