estadisticas Argentina: La preocupación por el coronavirus, más económica que sanitaria - ADN Argentino
Cargando...

 

Argentina: La preocupación por el coronavirus, más económica que sanitaria

Argentina: La preocupación por el coronavirus, más económica que sanitaria

La preocupación digital por la economía y la calle le ganaron en interés a la salud en medio de la cuarentena por el coronavirus.

Por Diego Corbalán

Si hay algo que el confinamiento social nos dejó como lección es que el encierro trasladó nuestras preocupaciones mucho más allá del coronavirus.

Esta afirmación surge del nuestro trabajo de listening de redes sociales, elaborado junto a Scidata Argentina.

Rastreando menciones sobre el gobierno nacional, brazo ejecutor de la política de confinamiento, la economía fue el tema de más interés.

Particularmente, la atención se ubicó en el rubro “empleo”.

Cuarentena en las redes: La economía y la calle le ganaron en interés a la salud

En lo que va de abril, el ítem se quedó con el 24% del reach (total de cuentas alcanzadas) seguido por “seguridad”, con el 23%.

Estas dos categorías cristalizan las preocupaciones centrales de los argentinos en cuarentena.

Por un lado, existe un temor evidente por la situación laboral de millones de personas.

Por el otro, el simple hecho de salir a la calle se transformó en un verdadero desafío de la cotidianeidad en tiempo de confinamiento social obligatorio.

Tanto las medidas de control como el autocuidado empujaron al rubro seguridad a un lugar de protagonismo inédito.

En paralelo, durante la cuarentena también fue creciendo el interés por “inflación” y “tarifas”.

Estos rubros reflejan, por un lado, la preocupación de los usuarios de redes como Twitter por la disparada de precios de productos esenciales para transitar la cuarentena.

Además, muestran la incertidumbre por los costos fijos que empresas y casas de familia deben afrontar con sus ingresos en peligro.

Por otra parte, al margen de la centralidad de la economía y la seguridad, desde marzo se vienen desacelerando los rubros “endeudamiento” y “salud”.

De hecho, el ítem crediticio bajó por primera vez del primer lugar que consolidó en la serie histórica que venimos elaborando con Scidata desde octubre del año pasado.

Cambios de hábitos digitales en la Web

Como ya contamos, durante la cuarentena, la salud viene siendo un tema que fue perdiendo centralidad en el mundo digital.

Si bien la cuestión registró picos de social media reach en marzo, durante lo que va de abril la categoría fue perdiendo vigor.

¿Por qué este fenómeno?

Si dejamos el mundo de las redes sociales y nos trasladamos al universo de Google probablemente encontraremos algunas respuestas.

Los datos analizados junto a Scidata nos muestran que otras categorías le compiten con fuerza al rubro salud.

Cuarentena en las redes: La economía y la calle le ganaron en interés a la salud

“Salud” registró un pico de búsquedas durante la primera mitad de marzo, previo a la cuarentena.

Sin embargo, las consultas durante el confinamiento descendieron un 30%.

¿La razón? Una desaceleración de la incertidumbre a partir de los anuncios del gobierno, sobre el inicio de la cuarentena  y demás medidas de control social para reducir los contagios.

En paralelo, las búsquedas sobre “economía” y “turismo” se mantuvieron estables.

Por su parte, se registraron descensos en las consultas sobre la gestión de “gobierno”, “televisión” y “deportes”.

Una de las pocas categorías en la Web que tuvo subas de búsquedas en Google fue “Internet”.

Este rubro compila todo tipo de consultas sobre el uso y disponibilidad de la conectividad en tiempos de cuarentena

De todos modos, “televisión” es la categoría más googleada.

Tomando la primera quincena de abril, la categoría alcanzó el 22% del total de búsquedas Web, seguido por “amor” con el 21%.

Recién en tercer lugar aparece “salud” (18%), “Internet” (15%) y política (9%).

En cuanto a fuentes de información sobre coronavirus, la televisión dominó con comodidad.

El rubro se queda con el 81% de las consultas contra el 18% de los portales Web y apenas del 1% de las radios.

Los argentinos y el coronavirus

De alguna manera, a lo largo de los primeros 30 días de cuarentena, los argentinos nos fuimos “amigando” con el coronavirus.

Esto lo observamos a partir de una lenta mejora en la percepción sobre la enfermedad.

Cuarentena en las redes: La economía y la calle le ganaron en interés a la salud

Las menciones negativas sobre el coronavirus bajaron del 22% al 18% durante el mes de confinamiento social, mientras que las positivas descendieron del 20 al 17%.

Esta leve mejora se dio en un contexto de multiplicación del interés de los argentinos por el coronavirus.

En la tercera semana de marzo, el total de cuentas de Twitter que recibieron publicaciones sobre “coronavirus” fueron más de 23 millones contra los 253 millones de la segunda semana de abril.

Este fenómeno fue acompañado por un dato revelador.

En los 30 días de confinamiento social obligatorio, el sentimiento de diálogo sobre la enfermedad más relevante fue y es “miedo”

Sin embargo, en toda la serie analizada, el descenso del peso de ese sentimiento fue constante.

En la semana del anuncio de la entrada en vigor del confinamiento, el temor representaba el casi el 65% del total de sentimientos detectados.

Al completar el mes de cuarentena, el guarismo bajó al menos de la mitad: 30%.

En paralelo, comenzaron a crecer sentimientos positivos como “gratitud” y “esperanza”, con el 18% y el 11% respectivamente.

La imagen del gobierno durante la cuarentena

En las redes, la reputación digital del gobierno se deterioró levemente.

Las menciones negativas pasaron de casi el 45% en marzo a más del 47% en abril, mientras que las citas positivas se mantuvieron en torno al 21%.

En el análisis de 17 sentimientos más relevantes en Twitter, la “gratitud” viene liderando desde diciembre pasado.

Sin embargo, descendió del 62% de finales de 2019 a poco más del 30% en abril.

El sentimiento de “culpa” (acusación) hacia la gestión de Alberto Fernández pasó del 3% en el inicio de su gobierno al 24% en la primera mitad de este mes.

“Frustración” y “desesperanza” también experimentaron incremento en abril, a casi el 9% y el 10%, respectivamente.

Si bien puede resultar prematuro, estos datos muestran un lento pero persistente nivel de rechazo hacia la gestión de gobierno, en medio de la pandemia.

Los problemas derivados del encierro (económicos, anímicos y políticos) pueden estar germinando un foco de rechazo al gobierno.

Solo resta saber si, para cuando el confinamiento termine, terminarán de emerger como sentimientos de peso en la crítica a la gestión de Alberto Fernández.

La imagen presidencial

A lo largo del mes de cuarentena, la reputación digital del presidente Alberto Fernández conservó un saldo positivo, con un leve deterioro.

En la semana del 20 de marzo, las menciones positivas subieron del 37% al 38% mientras que las negativas pasaron de 33% al 35%.

Entre las cinco palabras más utilizadas entre usuarios que enviaron mensajes al jefe de Estado en Twitter, “cuarentena” encabeza la lista.

Luego sigue “Cristina Fernández”, tercero “gracias”, cuarto “Kicillof” y en quinto lugar “Argentina”.

Si analizamos la serie histórica desde Alberto Fernández asumió como presidente, se puede observar una caída lenta pero constante de su reputación digital.

En cuatro meses de gestión, las menciones positivas bajaron 10 puntos (49%-38%) mientras que las negativas subieron otros 10 puntos (25%-35%).

Es decir que el diferencial de la reputación digital a favor del presidente pasó de 24% en diciembre a apenas 3% en abril.

Desde nuestra perspectiva, hay un desgaste de la imagen del presidente Fernández, al menos desde la charla digital en redes sociales.

Es cierto que la crisis por el coronavirus frenó la caída de las menciones de respaldo a su figura.

Como señalábamos, de hecho, recuperó algo de terreno entre ese tipo de citas, en medio del confinamiento obligatorio.

Sin embargo, el crecimiento de las menciones negativas no detuvo su crecimiento.

Este dato muestra a un presidente que puede salir mucho más débil de la gestión de la cuarentena de lo que varios analistas vienen marcando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *